Comic Sans: 20 años de lucha (y ganando)

Por Publicado en - Diseño gráfico el 31/07/2013 6 Comentarios

“Si te encanta, no sabes mucho sobre tipografía; si la odias, entonces tampoco sabes mucho sobre tipografía y tendrías que buscarte otro hobby”.

Vincent Connare, creador de la Comic Sans

 

comic_sans_selenus

2014 será el año del Mundial de Fútbol de Brasil, el de la posible abdicación del rey… ¡Y el 20 aniversario de la creación de la Comic Sans! Parece que nadie ha reparado todavía en esta importante efeméride, pero en Selenus no queremos dejar los preparativos de la celebración para el último momento e incluso ya hemos diseñado este logotipo festivo.

Los diseñadores declararon una ‘fatwa’ perpetua contra ella y quienes ven diseños compuestos en esta tipografía siempre gesticulan muecas de desaprobación. Pero si ha sobrevivido dos décadas: ¿vale la pena seguir luchando por erradicarla? ¿Deberíamos aceptarla como cualquier otra imperfección con las que convivimos día a día? Cada vez que alguien la utiliza, la Comic Sans gana una nueva batalla, renace como el Ave Fénix. Y sucede a diario. Repasamos su historia y hemos entrevistado a sus más fervientes enemigos.

 

Así nació la Comic Sans

bobhome1p

Microsoft Bob

En la sede de Microsoft se trabajaba a destajo en 1994 para crear Bob, una aplicación “amable y divertida” para mejorar la imagen de su sistema operativo. El objetivo era que cualquier niño, padre o madre se familiarizase con el software. Los programadores pusieron todo su esfuerzo en lograr una gran imagen gráfica para la época, pero no se percataron de que el texto de los diálogos del perro estaba compuesto en Times New Roman (o probablemente les importó poco).

A Vincent Connare, entonces empleado de Microsoft y creador de otras tipografías como la Trebuchet, ese detalle no se le pasó por alto y empezó a diseñar una fuente acorde con la estética de Bob inspirándose en tebeos que tenía a mano, como los de Watchmen. ¿Qué pasó? Que no le dio tiempo a terminar la Comic Sans antes del lanzamiento de Bob y el programa salió al mercado con la Times New Roman.

La Comic Sans, una tipografía infantil y pensada para niños, fue diseñada para ser utilizada exclusivamente en Bob. Connare pensó que el lanzamiento del programa implicaba la muerte de su nueva creación, pero Microsoft decidió incluirla en su paquete de fuentes preinstaladas de todas las versiones posteriores de Windows hasta la fecha. Como las tipografías no vienen con manual de instrucciones para los usuarios, ahí comenzó una barra libre de tropelías que ya dura casi 20 años.

Connare, más que harto de tener que justificar por qué creó la Comic Sans, relata la historia en su web e incluso realiza presentaciones en congresos explicando por qué odia esta tipografía (para escarnio nuestro, su powerpoint está plagado de ejemplos en español como el cartel de una obra de teatro del ‘chatín’ Arturo Fernández).

 

La tipografía de Dios

boson-comic-sans-cern--478x270

Powerpoint de la presentación del Bosón de Higgs en el CERN

En junio de 2012 el mundo se paralizó porque los científicos del CERN iban a explicar los últimos hallazgos sobre el Bosón de Higgs, la ‘partícula de Dios’. Cuando proyectaron el powerpoint, todos los presentes observaron asombrados que estaban usando la Comic Sans. Más de uno dejó de creer en el futuro de la Humanidad en ese mismo momento.

No hace falta salir del país para encontrar ejemplos bochornosos de igual calado: el Gobierno español tiene un amplio historial delictivo en sus convocatorias (para esto sí necesitamos un rescate urgente). También fue muy criticada la tropelía de grabar la placa con los ganadores de la Copa del Rey de fútbol de 2011 con esta tipografía.

 

“Hemos visto la Comic Sans en lápidas”

Holly y Dave Combs

www.bancomicsans.com

Os presentamos a Holly y Dave Combs, dos diseñadores estadounidenses que llevan más de 11 años luchando contra esta fuente desde su web www.bancomicsans.com (“Prohibid la Comic Sans”). Su activismo abarca desde acciones de guerrilla como colocar pegatinas de denuncia en los negocios a enviar emails acusando a sus usuarios de arruinar a Norteamérica por su temeridad. Ni cortos ni perezosos, desde Selenus hemos sentido la imperiosa necesidad de entrevistarles:

Comenzasteis el proyecto en 2002. ¿Seguís activos y haciendo acciones de guerrilla?

Sí, seguimos colocando pegatinas y carteles, pero no tantos como antes porque ahora estamos metidos en un montón de proyectos como el Departamento de Palabras Públicas y el fanzine Surface Area.

El año que viene será el 20 aniversario de la Comic Sans. ¿Tenéis algo en mente?

Tenemos planes pero todavía están en fase de proyecto, así que no podemos revelar los detalles por ahora.

¿Cuándo os distéis cuenta de que realmente odiabais la Comic Sans?

Holly aprendió a odiar Comic Sans mientras estudiaba diseño gráfico en la Escuela de Arte Herron cuando un cliente le forzó a utilizarla para un proyecto escolar. Dave sólo quería hacer pegatinas tras descubrir el trabajo de Shepard Fairey de “André el Gigante tiene una pandilla”. Fue una conexión celestial.

¿Cuál es el lugar más extraño donde habéis visto la Comic Sans?

En un folleto sobre el Síndrome del Intestino Irritable. Nosotros no hemos tenido esta enfermedad, pero dudamos que para cualquier persona que la sufra sea un asunto muy gracioso. Además la hemos visto en lápidas, que es simplemente horrible.

¿Esta justificada esta tipografía para algún uso concreto?

Comic Sans se puede utilizar de una manera irónica, como en nuestra propaganda, o en el interior de un globo de diálogo del estilo de dibujos animados. Aparte de eso, simplemente no tiene ningún sentido usarla.

Enumerad tres razones para hacerle cambiar de idea a alguien que quiere utilizar la Comic Sans.

Uno: Nunca vas a ser tomado en serio.

Dos: Hay alrededor de un millón de otras fuentes que podrían ser una mejor opción.

Tres: Comic Sans es la mejor fuente en el mundo… si quieres que tus diseños parezcan hechos por niñas pequeñas (es una estrofa de la canción The Comic Sans Song de Gunnarolla).

Recomendadnos tres fuentes alternativas que puedan molar.

Cualquier fuente de Blambot sería buena para sustituirla. Anime Ace es una fuente gratuita toda en mayúsculas que es estupenda. Turntablz aporta una estética graffiti muy fresca y Holiday Leftover de Font Diner tiene un aire retro muy cool.

Chalkboard es la imitación que Apple hizo de Comic Sans, que te diríamos que es incluso peor si eso fuera posible, así que tampoco la uséis.

Sed honestos: ¿alguna vez habéis utilizado la Comic Sans? (Aunque sea para el diseño de una fiesta privada infantil, por ejemplo)

De acuerdo, nos habéis pillado. Utilizamos en secreto la Comic Sans cuando sabemos que nadie está mirando. Es broma. Sí que la hemos utilizado en este flyer para promover una muestra de arte infantil:

litterbugs_flyer

 

Si te ha gustado, suscríbete a nuestro RSS.Tambien puedes seguirnos en Twitter.
The following two tabs change content below.

Javier Gómez Rivera

Responsable de Diseño at Selenus
Periodista con 10 años dedicados en exclusiva a la comunicación corporativa, amante de la maquetación y el diseño y con amplia experiencia como community manager.

Latest posts by Javier Gómez Rivera (see all)

(6) tiene algo que decir...

  • Sem - Responder

    31/07/2013 en 12:27

    Y dale con la partícula de Diós, que “goddamm particle” significa “maldita partícula, y no partícula de Diós.

  • [...] Publicado originalmente en Selenus. [...]

  • Angel - Responder

    16/09/2013 en 18:20

    Que el nombre de la partícula provenga de un error de traducción es irrelevante al hecho de que se la conozca por ese nombre.

    Muy buen artículo, habrá que celebrar el cumple de la cómic sansa por todo lo alto :)

  • […] y se expandió como una pandemia que ha afectado a tanta gente como detractores tiene la Comic Sans. Solo que en su caso que un gatito muera es lo menos grave. Cada vez que alguien hace un mal uso de […]

  • […] quedar ahí y empezamos a leer más al respecto, y nos encontramos con el blog de Selenus y su post sobre el 20 aniversario de la Comic Sans, que os recomendamos leer ¡sin perder […]

  • Miguel - Responder

    14/06/2014 en 09:45

    El odio a la tipografía Comic Sans me parece una absurda soplapollez gafapastil. Pero parece ser que ahora se es moderno subiéndose a esa moda mainstream entre diseñadores (diseñadores?). Es una tipografía muy desenfadada, fresca y simpática. El argumento es que se utiliza en situaciones inapropiadas se supone… lo mismo que pensaban los amantes del whisky cuando vieron que se mezclaba con CocaCola… decían “por favor!, Cocacola con todo!!! por favor, qué despropósito”… ya te digo, una especie de puritanismo gafapasta incoherente. Que la gente use lo que le dé la gana. Se supone que el diseñador, esa persona creativa y de mente abierta, debería tomarse a risa esas contradicciones de usar una letra divertida en situaciones serias. Aunque claro, yo lo que prefiero tomarme a humor es que el 95% de los diseñadores muestran “su talento creativo” en un genial manejo del copy-paste + filtro Photoshop. El mismo 95% de diseñadores que darían su brazo derecho por llegar a diseñar una tipografía con la mitad de la mitad de la mitad de relevancia que la Comic Sans. Un abrazo ;)

Por favor, deja un comentario

Current ye@r *