¿Algo vende más que el sexo? Hazte un ‘selfie’

Post actualizado el 3 de marzo de 2014

 

Ni los vestidos de las actrices, ni los nominados, ni las estatuillas… El ganador absoluto de la pasada edición de los Óscar fue el selfie. La noche prometía un timeline con más anécdotas que estrellas sobre la alfombra roja y nadie quedó decepcionado. Jennifer Lawrence, toda una experta en el arte del autorretrato, repitió caída nada más poner los pies en el Teatro Dolby y muchos temimos que esa fuera la comidilla de la ceremonia. Después apareció Charlize Therón con su collar de 15 millones de dólares y su escote en V para despertarnos de la soporífera retransmisión de la gala que efectuó anoche RTVE, varios grados por debajo de la temperatura que exigen las redes sociales en este tipo de eventos.

A medida que avanzaba la ceremonia, Twitter se convirtió en nuestra mejor butaca y desde ella nos sentimos partícipes de un guión escrito a su medida: el repartidor de pizza, los boletos de lotería y, por supuesto, el selfie de Ellen DeGeneres, maestra de ceremonias, con un elenco de estrellas que ha dado la vuelta al mundo. Su tuit, el más compartido de la historia hasta el momento, la consagró como la gran triunfadora de «los otros Óscar». Y es que ya lo dijimos hace unos meses en este blog: nada vende más que un selfie. A ver si toman nota en los Goya.

 

Continúa leyendo el post original…

Somos narcisistas, hedonistas, onanistas… unos más que otros, pero lo somos, y muchos piensan (demuestran) que no hay razón para ocultarlo. La autocomplacencia es una necesidad primaria que las redes sociales se han encargado de poner al descubierto y que adquiere su máxima expresión en los selfies, el autorretrato del siglo XXI. A Google le encanta y las marcas se frotan las manos. No es para menos.
Selfies marketing

¿Qué esto no va contigo? Vale, mira hacia otro lado si quieres. Pero, en el fondo, te encanta que te retuiteen, que tu nueva foto de perfil en Facebook tenga cientos de megustas y que te sigan cientos de desconocidos en Linkedin. Incluso tú, que velas por que no haya ni una imagen tuya en Internet, ansías que te admiren. Por eso no debería sorprenderte que la red se haya llenado de selfies, esos autorretratos tomados con el móvil y que, dependiendo del caso, despiertan admiración, envidia, lástima o vergüenza ajena. Pero ¿a quién le importa? Nos atraen tanto o más que el sexo y eso debería hacerte pensar.

diane-kruger-joshua-jackson-selfie

La palabra del año

Tuvieron que llegar las celebrities con sus posados en Instagram para ponerle un nombre al autorretrato en versión 2.0. El Diccionario Oxford seleccionó ‘selfie’  la palabra del año en 2013  pero lo de inmortalizarnos es tan viejo como las pinturas rupestres de Altamira.

selfies famosos
Foto: Frikaditas.es

La historia está llena de selfies, desde los tiempos de Cleopatra hasta Miley Cyrus pasando por Napoleón o Van Gogh. No hace mucho la familia real danesa nos deleitaba con un selfie para enmarcar. Vale, no es un selfie en el sentido estricto de la palabra, pero ha dado más que hablar que el penúltimo posado de Kim Kardashian para sus fans. Las dos han generado millones de comentarios y es difícil decir cuál produce más pavor.

thumb

Otro que se sumó a la moda de los selfies ha sido otro noble personaje, nuestro Felipe de Borbón y Grecia. Antes lo hicieron el Papa Francisco (el tío está en todo, oye) los Obama y, como no, Justin Bieber, el Lorenzo Lamas de los selfies. Gran torpeza por parte del Diccionario Oxford no incluir su nombre en la definición del nuevo palabro.

bieber

Aunque, pensándolo bien, mejor que no lo hayan hecho, que luego surgen los daños colaterales. Como este personaje que, para ligar con una chica que acababa de conocer en una cafetería, no se le ocurrió otra forma que enviarle este Vine. Ella lo colgó en Internet y ahora este selfie en formato microvídeo es todo un fenómeno viral en EE.UU. ¿Será casualidad que la cafetería escogida fuera un Starbucks?

 

Moraleja: vigila con quien compartes tus selfies y, sobre todo, no te pongas en ridículo. Al final no es muy distinto a gestionar tu propia cuenta de Twitter (y si no que se lo digan a Bisbal y compañía). Si no quieres que tu selfie esté en boca de todos, no te pongas  en bolas delante de un espejo porque nunca sabes en qué manos puede caer, ¿verdad Scarlett?

johansson-1509-05

Ahora bien, si te importa un pepino lo que digan o que Google se quede con tu cara, puedes reírte de ti mismo siguiendo los valiosos consejos de Val Kilmer.

 

El asunto tiene guasa hasta que te encuentras con este tío:

 

Broly 5

¿Acaso pensabas que los traficantes de los cárteles mexicanos se iban a cortar con  sus selfies? Da igual que seas modelo, futbolista, novia de futbolista o electricista. El narcisismo no entiende de profesiones, generos o edades: todos necesitamos nuestra dosis de vanidad.

papa-francisco-selfie-foto

El asunto se ha popularizado tanto que HTC, en un ejercicio de marketing de contenidos, ha elaborado un estudio para la ocasión que asegura que más de la mitad de la población se ha marcado un selfie en alguna ocasión. Es decir, uno de cada se pone frente al móvil o webcam, toma una instantánea de sí mismo y la comparte en una red social.

Yo, mi, me… contigo

Que la cámara atrae hasta a las moscas es algo que puedes comprobar cualquier noche de fiesta: sacas el móvil para fotografiar a tus amigos y de la nada aparecen tres o cuatro espontáneos. Hay discotecas que, incluso, cuentan con un fotógrafo que te persigue por la pista y cuando te descuidas… ¡zas! A la mañana siguiente, tu careto ebrio está a la vista de todos en Facebook.

Vale que el alcohol puede ser un estimulante pero está visto que no es imprescindible para prestarse a hacer un selfie. Algunas compañías se han dado cuenta y han empezado a explotarlo como recurso promocional:

– Un selfie en tu negocio

Conocíamos la existencia del hotel para adictos a Twitter en Mallorca, pero hay otros como este de Australia que invita a los huéspedes a que se hagan selfies en él. Ellos se lo pasan pipa y el hotel consigue publicidad gratuita.

9c4003e4573b11e3b5750e3183fdef5a_8

– Un selfie para tu branding

Los concursos son un clásico y si encima hay fotos de por medio, el éxito está garantizado. Eso hizo hace unos meses la marca de productos infantiles Suavinex, que invitó a las madres embarazadas a participar en ‘La barriguita del verano’ y potenciar así su imagen de marca. ¿Timidez? Para nada, casi 300 “momentos especiales” llenaron sus perfiles en las redes sociales y miles de seguidoras lo compartieron.

suavinex

– Un selfie con tu producto

Un recurso habitual en las estrategias de marketing, pero con un giro de tuerca: ellos y ellas se hacen fotos mientras consumen tu producto, añades un hashtag que beba de la fórmula del #piestureo y a correr (en la red).

Campaña de Jamba Juice
Campaña de Jamba Juice
– Un selfie para jugar:

El branded content también tiene un hueco en este hábito tan popular y los productores de la serie ‘The Walking Dead’ no han desaprovechado la ocasión lanzando la aplicación ‘Dead Yourself’, que te zombifica en cuestión de segundos, si es que necesitas aplicarte estos filtros.

28-11-2013 17-57-29

Está comprobado: los selfies no dejan indiferentes a nadie, ya sea porque surge un movimiento en contra de ellos o porque son un pretexto para sacar a pasear aquella cámara lomográfica que te compraste. Podrás estar a favor o en contra pero, una cosa es segura: si en esta vida hay algo que  algo que nos produce más placer que el sexo, somos nosotros mismos.

936d62c0bb3d90712b66a91b766313ff05b427

4 comentarios en «¿Algo vende más que el sexo? Hazte un ‘selfie’»

Deja un comentario