Eres un tuitero de coletilla y lo sabes

Hay una C en la comunicación actual de la que se habla muy poco. Una C de contenido que, sin embargo, se repite como la cebolla o la canción del verano. Una C que se contagia en cuanto se comparte. Una C que encontramos en el café-con-leche-en-plaza-mayor y en el fin-de-la-cita. Te hablo de la C de la Coletilla. Pero no la de Pablo Iglesias, quien de esto no tiene la culpa, sino de la que empleas a menudo en las redes sociales. Porque, a pesar de que las coletillas siempre han formado parte de nuestro vocabulario cotidiano, parece que en Twitter han encontrado el ecosistema perfecto para reproducirse hasta la extenuación. Y eso no es bien. Eso es cansino.

Cuando una coletilla se pone de moda, tu timeline se transforma en una cacatúa machacona. De la originalidad a la reiteración, y de la reiteración a la saturación, en cuestión de horas o incluso de minutos. Ahora son el mainstream del community manager y para colmo, de tanto usar esta palabra, lo mainstream también se ha convertido en una coletilla. Dejadlo ya, por favor.

Habrá quien defienda que no existe ninguna norma lingüística que prohíba las coletillas. Y es verdad. Tampoco está prohibido hacerse un selfie y colgarlo en Instagram, pero eso no quita que a veces te entren ganas de tomarte la justicia por tu mano. La cuestión es: ¿imitar a otros o ser creativo? No se tú pero yo prefiero lo segundo, aunque a veces lo intente y no me salga.

Si eres de los míos, te mostraré algunas coletillas que debes evitar para poner a salvo tu reputación. Aunque, ya te aviso, no soy yo quien puede tirar la primera piedra.

Por qué no abusar de las coletillas…

…Y TAL

Está muy de moda desperdiciar los últimos cinco caracteres de un tuit con el recalcitrante ‘y tal’. Es como decir que eres más listo que nadie y tal. Pero lo que pasa es que tienes una paliza y tal.

…ES BIEN

Esta coletilla que emana hedor a hipster por los cuatro costados acepta ligeras variantes del tipo ‘Pues bien’ o ‘Bien’ a secas. Utilizarla era muy moderno hace unos meses pero ya no. Si sigues haciéndolo lo que único que vas a conseguir es que la RAE la incluya en su próxima revisión y entonces pensarás que el fin del mundo está cerca. Estás a tiempo de ahorrarnos ese disgusto.

PUES ESO

Pues vale. Pues muy bien. No lo había pillado a la primera pero como lo has rematado con un ‘Pues eso’, ahora lo veo meridianamente claro. Gracias por existir.

ME ENCANTA

No, no, tú te encantas. Tal como suena, en reflexivo, en modo selfie. La pena es no poder escuchar cómo lo pronuncias. O sea en plan ‘mencanta’.

ES VIOLENCIA

Ya existe demasiada agresividad en el mundo como para calificar de violencia lo que no es. A mí tampoco me gustan las cupcakes pero que estén por todas partes no es violencia, simplemente es una moda desafortunada (y espero que pasajera). Violencia es abusar de esta coletilla, porque al final la acabará provocando.

ES ETA

Debo reconocer que esta coletilla tenía su gracia cuando se empleaba de forma sarcástica ante la salida de tiesto del ministro/a de turno. Sin embargo, se ha machacado tanto que al próximo que la use deberían tatuarle en la frente un ¿Me entiendes? con tipografía Comic Sans.

ESO ES ASÍ

Pero vamos a ver: si lo que quieres es llenarte de razón, no hace falta que recurras a esta coletilla. Simplemente suéltalo y deja que cada uno saque su propia conclusión. A no ser, claro, que intentes convencerte a ti mismo delante de todo el mundo. Entonces es aún más preocupante.

GO, GO, GO!

Esta coletilla onomatopéyica es muy frecuente en aquellos que se levantan de la cama como si se hubieran metido un gramo de coca y pretenden que el resto del mundo les siga. A todos ellos decirles que vayan haciendo marcha y si es posible que no vuelvan. Yo entre tanto me iré preparando un café.

SUPERA ESO

De verdad que lo intento pero no me sale. No puedo competir contra tu ego. Me supera. Eso es así.

OS LO DIGO

Valeeee, gracias por avisar. Pero déjame que yo te diga otra cosa: si sigues tratándome como a un junto hueco te voy a hacer unfollow. En serio (coletilla modo ON).

Y nada, que si quieres puedes apoyar esta causa compartiendo con nosotros las coletillas que más odias. Porque el mundo está mejor sin ellas. O no.

Nota: en este post no se han reproducido casos reales para no herir sensibilidades. Y porque su autor intenta conservar los pocos amigos que le quedan.

5 comentarios en «Eres un tuitero de coletilla y lo sabes»

Deja un comentario