¿Por qué sonríe el mono de Mailchimp?

De niños nos enseñaron que las cosas hay que pedirlas “por favor”. No les hacía falta a nuestros padres y abuelos dominar las técnicas de asertividad para saber que en la vida nos iría mejor con ese sencillo código. Lo que ninguno podía imaginar es que acabaríamos ignorándolo por culpa de nuestra “nueva” forma de relacionarnos con los demás. El tono imperativo planea ahora sobre nuestra vida online: infórmate, sígueme, cómpralo, suscríbete… ¿Algo más? El mono de Mailchimp se lo toma con humor.

Mail marketing mailchimp

Foto: Mailchimp

Cualquiera que hoy en día haya manejado un blog, una web o una tienda en Facebook sabe que la fidelidad del público lo es casi todo. Y si puede ser de golpe, mejor. ¡Conóceme! ¡Apúntate! ¡Compártelo! De alguna manera hemos aprendido que una buena llamada a la acción es la llave para conseguir más visitas y menos rebotes. Pero de ahí a que su niño le hable así a la gente hay un abismo, señora.

A veces una simple palabra o una frase pueden encumbrar toda nuestra estrategia de marca o convertirla en un fracaso estrepitoso. Así que, si una de las prioridades de cualquier estrategia de marketing online es procurarse una buena base de usuarios, clientes o lectores (llámale como tú quieras), ¿por qué no le damos una vuelta al modo en que queremos estrechar ese vínculo?.

La dosis justa de naturalidad, ingenio y gracejo es lo que hace, por ejemplo, que Mailchimp sea hoy en día una de las plataformas de email marketing más conocidas en el mundo. Si la has usado en alguna ocasión, te habrá llamado la atención el estilo tan distendido que emplea cuando vamos a lanzar una campaña. Y eso nos lleva al fondo de la cuestión.

En vez de recurrir al ya manido ‘Envío realizado correctamente’, la plataforma nos sorprende con un ‘Hive fives’. Y si lo dejas programado, ella te sorprende con un simpático ‘Rock on!’.

Mailchimp marketing email

El culpable de este buen rollo es el simio que encarna su imagen de marca. ¿Qué has ganado un nuevo suscriptor? Pues el mono te regala una sonrisa cómplice: tú acabas de incorporar un nuevo miembro a la lista de fieles seguidores y él ha complacido a un cliente. Todos contentos.

El de Mailchimp es un buen ejemplo de cómo convertir un mensaje aséptico en un guiño afable pero no es el único. Nos hemos dado una vuelta por Twitter y hemos comprobado que hay vida más allá del clásico ‘Suscríbete’:

Método 1: Provoca a tu público

Método 2: No evites preguntar lo obvio

Método 3: Comparte los logros con tus seguidores

Método 4: Ofrece contenidos exclusivos a los nuevos suscriptores. Un clásico…

Método 5: Haz que se sientan imprescindibles

Método 6: Ofrece respuestas y soluciones

Método 7: Búscate un amigo que hable bien de ti a sus amigos  

Método 8: Abre interrogantes

Método 9: Dale tu toque

Método 10 (barriendo para casa): Recompensar la fidelidad siempre funciona

Como ya has pillado la idea, vamos a trasladarnos a un escenario más relevante si cabe para el tema que nos ocupa: tu web. Si es como la mayoría de páginas que solemos visitar, seguramente habrás dispuesto un botón con un clamoroso ‘Suscríbete’ en el lugar más visible del site, con acceso a un pequeño formulario. Y si te lo has currado un poco, también lo habrás distribuido estratégicamente en las páginas que te reportan mayor tráfico de entrada. ¿Suficiente o podemos ir un poco más allá?

Lo que hacen los expertos

El blog de Vilma Núñez es uno de los portales más conocidos en el mundo del marketing online. Y lo que más llama la atención del ganador de los Premios Bitácoras 2013 es que todos los caminos llevan, de algún u otro modo, hasta el suscríbete, casi siempre oculto tras un contenido de interés para los usuarios y, por supuesto, también de forma explícita. Solo en la primera pantalla hemos encontrado todas estas “invitaciones”:

estrategias de email marketing

A la vista está que los obsequios en forma de ebooks, plantillas y descuentos para los cursos (todos ellos de interés para el público objetivo de la web) forman un pilar importante de la estrategia de Vilma. Pero si eres buen observador ya te habrás dado cuenta de que la autora intenta esquivar la palabra ‘suscríbete’ y en su lugar prefiere lanzar una invitación para que nos unamos a su comunidad o nos pide sutilmente nuestro email a cambio de una descarga gratuita.

newsletter estrategia

El blog de Víctor Campuzano

A estas alturas es más que probable que te hayas cruzado con Víctor Campuzano, otro bloguero de referencia que también apuesta por la recompensa a cambio de un correo electrónico y tampoco es fan del tono imperativo: él prefiere el siempre efectivo ‘Regalo exclusivo para suscriptores’, que además suele renovarlo con cierta frecuencia para contar con el factor sorpresa y satisfacer todo tipo de gustos.

09-10-2014 0-32-06

Pero lo más interesante de la estrategia de Campuzano se concentra en un proceso de registro que, a través de preguntas distendidas, intenta involucrar al lector en la mejora del servicio que al fin y al cabo le está presentado:

plantillas boletines

Y antes de acabar, un detalle para que el lector se vaya satisfecho de que el tiempo invertido ha valido la pena:

mail marketing técnicas

Café sí, spam no

Damos otro saltito para trasladarnos hasta Minneapolis, donde la marca Caribou Coffee intenta ganarse el favor de sus suscriptores con diseños cuquis que entran muy bien por la vista y con regalos que llenen sus locales. ¿Sería útil conocer la edad media de tu cliente pero no sabes cómo preguntárselo? Haz como ellos e invítale a un café por su cumpleaños…

caribou

Acabamos este periplo con 40 grados de fiebre (y no, no es por el ébola). Lo que nos ha gustado de  la web de los Social Mood es el intento por esquivar al mayor enemigo del email, el único capaz de borrarle la sonrisa al mismísmimo mono de Mailchimp: el spam.

09-10-2014 1-05-51

Bolo: te molará dar una vuelta por la web de Co.Create, los padres del primate mensajero, y seguir sus curiosas 5 reglas para una cultura creativa.






2 comentarios
  1. Víctor Campuzano
    Víctor Campuzano
    Responder
    Hola David!! Menudo honor que me menciones en tu blog. Y más por llamarme experto. Y más aún por colocarme entre grandes como Vilma o 40deFiebre (ya se que no es por el ébola, es por la primavera). Además, me ha gustado muchísimo el análisis y los conejos que das en este post. Estoy totalmente de acuerdo. ¿Sabes? Hay mucha gente que está en contra de mi forma de ofrecer la suscripción pero tu análisis ha reforzado mi postura. Gracias mil! :)
    • David Castañeda
      David Castañeda
      Responder
      El placer el nuestro, Víctor. Después de todo lo que nos has enseñado en tu blog, es lo mínimo que podíamos hacer para devolverte el favor. Y que haya gente a la que no le gusta tu sistema solo significa una cosa: que lo estás haciendo de puta madre. Ya sabes que lo nuevo casi siempre genera críticas, pero son los que copian quienes se lo deberían hacer mirar. A nosotros nos parece genial todo lo que sea innovar en comunicación. Y tus técnicas, funcionen mejor o peor, son para aplaudir. Abrazos!
Deje un comentario:

Your email address will not be published. Required fields are marked